En el S.XIX, Villa Marco tuvo gran importancia en la zona agrícola de Alicante. Ya en el S.XX se la dotó del estilo modernista con influencias del arte colonial francés que la diferenciarían del resto de fincas de la comarca.